Consejo

Pericarditis traumática en animales: signos y tratamiento.

Pericarditis traumática en animales: signos y tratamiento.


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

La pericarditis traumática en las vacas se observa debido a la penetración de objetos punzantes en la cavidad torácica del animal desde el exterior y desde el interior, desde el lado del esófago y la malla. Agujas, agujas de tejer, alfileres, alambre pueden volverse peligrosos. También hay casos de pericarditis en vacas con lesiones cardíacas por fractura de costillas, lesión en la cavidad torácica.

¿Qué es la pericarditis traumática?

El pericardio es una especie de cavidad que rodea al corazón. Está diseñado para proteger el órgano de la inflamación y diversas infecciones.

La pericarditis traumática es un proceso inflamatorio complejo del pericardio y los tejidos adyacentes, el pericardio visceral y parenteral. Ocurre cuando se lesiona por objetos extraños que pueden entrar en la red de la vaca con el alimento. Las partes afiladas de los objetos perforan la pared del estómago del animal y se acercan al corazón. En este caso, los pulmones y el hígado pueden verse afectados, pero con mayor frecuencia el objeto lesiona el corazón, ya que la sangre se desplaza hacia él. Al mismo tiempo, la microflora patógena penetra en la herida y provoca procesos inflamatorios en los tejidos. Mientras se desarrolla, la enfermedad altera el estado morfológico y funcional de muchos órganos y tejidos.

Al contraerse, el estómago empuja el objeto más y más. Por lo tanto, el miocardio y el epicardio (membrana cardíaca media y externa) pueden lesionarse. En el curso del movimiento de un cuerpo extraño, los vasos y capilares se lesionan, se forma una acumulación de sangre entre el corazón y la bolsa, lo que aumenta la presión sobre el músculo cardíaco. Esto hace que se detenga.

Además, como resultado de la inflamación y la irritación, se producen hemorragia, edema, desprendimiento de células y pérdida de fibrina. En el futuro, la cavidad pericárdica se llena de exudado, lo que también dificulta el trabajo del corazón. La cantidad de descarga puede ser de hasta 30-40 litros.

El líquido sucede:

  • seroso;
  • purulento;
  • fibroso seroso;
  • hemorrágico.

Disminuir el flujo de sangre a través de las venas y apretar los pulmones provoca una respiración rápida. El proceso inflamatorio conduce a la irritación de las terminaciones nerviosas, lo que provoca dolor en la vaca, interrupciones en el trabajo del corazón y la respiración y, al mismo tiempo, las funciones de los proventrículos se debilitan. Las toxinas y los exudados se liberan en el torrente sanguíneo, lo que aumenta la temperatura corporal del animal.

Además de las causas de la pericarditis traumática, cabe señalar que algunos otros factores afectan el desarrollo de esta enfermedad. Los principales son un aumento de la presión sobre el peritoneo. Esto puede facilitarse mediante:

  • parto;
  • caída de una vaca con su panza, pecho en el suelo;
  • un golpe en la región abdominal;
  • aumento del apetito, que conduce a un llenado excesivo de los ventrículos anteriores de la vaca.

A menudo, un factor que provoca el desarrollo de pericarditis traumática es un fuerte sobreesfuerzo físico del animal.

Signos de pericarditis traumática en animales.

Como regla general, la pericarditis traumática se presenta en varias formas: aguda, subaguda y, a menudo, se vuelve crónica. Además, esta enfermedad se caracteriza por una fase seca y efusiva. La fase seca comienza desde el momento en que la vaca se lesiona y continúa hasta la aparición de líquido en las zonas inflamadas.

Con la pericarditis traumática aguda en la fase seca, las vacas se vuelven doloridas. Evita los movimientos bruscos, puede gemir, arquea la espalda, se para con las extremidades abiertas. Durante este período del desarrollo de la enfermedad, la vaca tiene un latido cardíaco rápido, aparecen contracciones del músculo cardíaco, en las que se escucha un ruido durante la escucha, que recuerda a la fricción.

Además, la fase seca de la pericarditis traumática pasa a la etapa de derrame de la enfermedad. La fricción previamente audible cambia a una salpicadura, lo que indica la presencia de líquido. El latido del corazón aumenta, pero el dolor, por el contrario, disminuye, ya que las capas del pericardio están separadas por líquido y las áreas inflamadas no están en contacto entre sí.

Cuando los microorganismos patógenos penetran en la bolsa junto con un objeto extraño, se desarrolla una inflamación serosa-fibrosa que se vuelve purulenta-putrefacta con la aparición de gases. Esta etapa se caracteriza por la deformación de la camisa, relleno de un exudado turbio, que contiene masas purulentas-fibrosas con olor pútrido.

A medida que se acumula el exudado, la presión sobre el corazón de la vaca aumenta y no puede expandirse a volúmenes normales. Esto conduce a una mala circulación.

A esto le sigue:

  • la aparición de dificultad para respirar en el animal;
  • el hígado aumenta de volumen;
  • la taquicardia persistente es notable;
  • presión reducida;
  • se desarrolla bronquitis;
  • las membranas mucosas del animal se vuelven azules.

Junto con estos síntomas, la vaca no tiene apetito, hay un trastorno de las encías, timpania (hinchazón del rumen), la producción de leche desciende bruscamente y la temperatura corporal aumenta.

En la autopsia de vacas que murieron por pericarditis traumática, se observa exudado en diferentes cantidades (30-40 litros). Con la pericarditis seca, el líquido es fibroso, con la fase de derrame: seroso, seroso-fibroso, hemorrágico, purulento.

Con una forma serosa de la enfermedad, el tegumento del corazón es hiperémico, se ven pequeñas hemorragias. Con la pericarditis fibrosa traumática, hay rastros de masas fibrosas amarillentas en las hojas pericárdicas. Para la pericarditis purulenta, son características las acumulaciones de líquido turbio. En este caso, las hojas del pericardio son edematosas, rojas, con pequeñas hemorragias con abscesos. La pericarditis hemorrágica se caracteriza por la acumulación de líquido hemorrágico en el pericardio. El epicardio y el pericardio están edematosos, de color apagado con hemorragias punteadas.

Durante el movimiento de un cuerpo extraño, son visibles los cordones fibrosos, los abscesos, las fístulas con el contenido purulento. A veces puedes encontrar una cierta corbata entre la camisa, el diafragma y la malla. A menudo, en el sitio de la punción, puede encontrar el objeto extraño en sí, que causó el proceso inflamatorio. Se encuentra en el pericardio o en el miocardio. En algunos casos, no se encuentra un objeto extraño durante la autopsia.

Diagnóstico de pericarditis traumática en bovinos

El veterinario establece el diagnóstico de pericarditis traumática aguda sobre la base del dolor y el ruido al escuchar la región cardíaca, aumento de los latidos cardíacos, taquicardia. La fase de derrame de la pericarditis se caracteriza por un desplazamiento y cierto debilitamiento del impulso cardíaco, y con la percusión, se escuchan sordera de tonos, salpicaduras, desbordamiento de las venas yugulares e hinchazón significativa. Los rayos X determinan el aumento y la inmovilidad del corazón de la vaca, la indistinción del triángulo diafragmático. En situaciones difíciles, el veterinario realiza una punción con una aguja, que se utiliza para bloqueos de novocaína. La punción se realiza a la izquierda, en medio del nivel de la articulación del codo y hombro de la vaca, en el cuarto espacio intercostal.

Para un diagnóstico correcto, el veterinario debe excluir la hidropesía de la camisa, la pleuresía exudativa. La pericarditis seca y la etapa inicial de derrame pericárdico deben distinguirse de la pleuresía y la miocarditis y endocarditis agudas. Un especialista experimentado sabe que la hidropesía se desarrolla sin dolor en la región del corazón y sin un aumento de la temperatura corporal. Para la pleuresía, los sonidos de frotamiento pueden coincidir con la respiración durante la auscultación.

¡Importante! En las pruebas de laboratorio de la sangre de una vaca por pericarditis traumática, se detecta leucocitosis, principalmente neutrofílica, así como linfopenia y eosinopenia, la VSG se acelera.

Tratamiento de la pericarditis traumática en bovinos

El tratamiento conservador de la pericarditis traumática en las vacas, por regla general, no produce el efecto deseado, más a menudo los animales se envían al matadero. Sin embargo, a veces los intentos de tratar una vaca han tenido éxito.

Como primeros auxilios, el animal debe estar en reposo, trasladado a un establo separado. Para prevenir el desarrollo del proceso inflamatorio, debe aplicar hielo en el área del corazón. Todos los alimentos grandes se eliminan de la dieta, reemplazándolos con pasto fresco, heno, mezclas líquidas con salvado. Si la vaca se niega a comer, se puede prescribir alimentación artificial.

Además, las medidas médicas deben ser las siguientes:

  • restauración de la función cardíaca;
  • eliminación de procesos inflamatorios;
  • extracción de líquido de la cavidad pericárdica.

Después de fijar la bolsa de hielo, se inyecta una solución de glucosa por vía intravenosa.

¡Consejo! En el caso de pericarditis traumática en vacas, no se recomienda el uso de medicamentos especiales para restaurar la función cardíaca. Solo agravarán la condición del animal. Para aliviar la sepsis, el proceso inflamatorio, se usan antibióticos y se prescriben diuréticos para eliminar el exudado.

Después de realizar todas las acciones terapéuticas necesarias que no han dado un resultado positivo, la vaca es enviada al matadero. En ocasiones recurren a la cirugía para extraer un objeto extraño del cuerpo del animal.

Previsión y prevención

El pronóstico de la pericarditis traumática en las vacas es generalmente malo. La mayoría de las veces, los animales se eliminan de la manada. La pericarditis causada por lesiones en el área del pecho, como heridas punzantes, costillas fracturadas, se puede tratar bien.

Las medidas preventivas para la pericarditis traumática son evitar que objetos extraños entren en el alimento y garantizar condiciones seguras para mantener a las vacas en la granja. Las principales medidas preventivas son cumplir las siguientes condiciones:

  1. Los paquetes de heno deben abrirse en un área especialmente designada para evitar que los fragmentos de alambre entren en la comida de las vacas.
  2. Si la cadena está dañada, debe reemplazarse por una nueva.
  3. El alimento suelto debe revisarse cuidadosamente en busca de objetos metálicos antes de servir a las vacas. Para ello, existe un equipo electromagnético.
  4. En casos frecuentes de pericarditis traumática en el rebaño, es necesario controlar todas las vacas con una sonda especial. Esto permitirá que un objeto extraño sea removido de los órganos digestivos de la vaca a tiempo.
  5. Se deben agregar vitaminas y minerales al alimento. Esto evitará que las vacas traguen objetos extraños. Con su falta, se desarrollan trastornos metabólicos y la vaca comienza a "lamer": constantemente lame las paredes, el suelo y traga objetos extraños.
  6. No se debe permitir que la vaca camine cerca de carreteras o en el área de vertederos y sitios de construcción.

¡Atención! Antes de caminar con el ganado, debe verificar cuidadosamente los pastos, liberarlos de la basura. Puede utilizar el método de corral para mantener a las vacas con una cerca extraíble.

Conclusión

La pericarditis traumática en las vacas reduce significativamente la productividad, lo que a menudo conduce a la muerte del ganado. Tal enfermedad no responde bien al tratamiento conservador, por lo que es importante tomar medidas preventivas de manera oportuna. Reducirán el riesgo de pericarditis traumática en animales.


Ver el vídeo: PERICARDITIS AGUDA. Síntomas, diagnóstico, tratamiento (Diciembre 2022).

Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos